viernes, 28 de septiembre de 2007

Las semillas del Olmo.

El olmo de mi jardín está feliz.
Con la llegada de la primavera llegaron las brisas que ayudaron al olmo a desparramar sus millones de hijos.
Parecía una nevada, millones de semillas tapizaban el suelo.
Algunas remolonas entraron a la cocina, otras ayudadas por el viento pasaron los límites de mi jardín .
Aquellas, las aventureras y audaces se dejaron llevar, pero solo cuando el viento cesó y se precipitaron al suelo, tomaron conciencia.
Algunas se sintieron felices, rodeadas de hierbas, pero esas, las que cayeron en el pavimento de la calle se sintieron desfallecer..." tanto esfuerzo para nada".
De pronto, cruza raudo un vehículo.
Deja remolineando a varias sobre el asfalto pero una se agarra fuerte del neumático y resiste mientras llora desconsolada.
Mientras es llevada , comienza a comprender que no hay futuro en la hendija del neumático.
Se siente abatida, sin esperanzas y triste por su padre, no logró lo único para lo que había sido creada, llegar a tierra firme y brotar...
A punto de dejarse caer para morir en el asfalto, el auto disminuye la velocidad, entra a un camino ondulado, húmedo y fértil.
La semilla no lo advierte y se deja caer, llorando.
Aun no lo sabe, pero su padre sí.
Aun no sabe que ella, la más pequeña y desafortunada semilla llego muy lejos, mas lejos que cualquier otra.
Está lejos de casa pero su padre sabe que crecerá.
Será un gran árbol .
Y anciano él, hará su ultimo esfuerzo para estirarse y decirle desde lejos : " Hija, tú eres mi mayor orgullo".

12 comentarios:

Silvina dijo...

Ale, hola!!! soy Silvina de Paraná. Hace poco me metí en esto de los blogs, y de verdad, me parece maraviloso!!!Creé el mío , pero todavía no logro tomarle bien la mano, te invito a que lo visites!!!No puedo dejar de decirte que me encanta como escribes, lo del olmo es tuyo?Hermoso...También hago de todo un poco, mamá(full time), esposa, amiga, tejidos, un poco de costura y mucha "cara de piedra" para tanta artesanía jajaja.Qué tengas un hermoso finde, con tus amores.Besos Silvina

Ale dijo...

Silvina, fijate que tenés limitados los comentarios para gente de tu equipo unicamente.
No pude dejarte un comentario.
un beso grande y avisame cuando esté listo.

ines dijo...

podremos ser tan sabios como el olmo cuando nuestras semillas decidan volar leeejos?
que dificil q´lo parió !!
hermoso tu post
abrazo

Evelyn dijo...

HOLAAAA COMO ESTAAAS!!! HERMOSAS Y SABIAS PALABRAS NO ESPERAMOS MENOS DE TI... QUIEN FUERA UNA SEMILLA, ME HASES SUSPIRAR Y VOLAR CON AQUEL RELATO, COMO ESTAS, BIEN? ESO ESPERO, YO ANDO CORRIENDO PARA TODAS PARTES Y PARECE QUE NO HISIERA NADA JA JA ME VOY EN PURAS VUELTAS JA JA, CUIDATE MUCHO TE MANDAMOS MUCHOS BESOS Y ABRAZOS DE NOSOTRAS DOS...

Liggy dijo...

Hola Ale!
Que lindo relato y que profundo.
Besitos.

Ceci dijo...

Ale, qué lindo este relato. Y tu blog! Lo leí todo! Me sentí tan identificada! Las pelis infantiles, tus hijas, el tulipán.. (lo tenés en un frasco solo con agua y adentro??)
En fin, te visitaré seguido!!
Un beso

Muir dijo...

¡Hola, Ale! Preciosa historia. ¿Cómo estás?

Veronica TM dijo...

que linda historia! me encanto.
siempre hay que creer, no?
besos

Sil dijo...

hola Ale!!!!
reaparecí!! :D
hace mil que no me daba una vueltita por acá y leer lo del olmo me emocionó... que lindo!!!

como estas???!! como te trata la primavera alla en tus pagos?? acá hacen uns dis para estar tirados e el solcito.. lastima que uno tiene que trabajar mas horas de las que le gustaria y a veces el dia se pasa tan rapido!!!

te mando un beso gigaaaaante!!!

ines dijo...

AMIGA QUE PASA QUE ESTAS DESAPARECIDA..... EN ACCION????

anni dijo...

se mita el amor de madre que hay en este relato, besotes.

Silvina dijo...

Ale gracias por tus hermosas palabras !!!Tenás razón que a veces uno no habla cuando corresponde y los demás no son adivinos !!!pero bueno, es lindo encontrarme con gente como vos que me hacen ver las cosas de otro modo:)GRACIAS !!!espero que tus cosas estén bien y espero verte pronto con algo lindo en tu blog como nos tenés acostumbradas...Un besito, Silvina